2 oct. 2012

Cu-esta:



La necesidad de tirarte en la cara un balde con todos mis pensamientos. Escribirlo se me es la forma más aliviada, fácil e infinita y cuando quiero finita. La hoja me entiende, es blanca, me deja, me da aire, no me critica, no me interrumpe y me vuelve a dejar hablar hasta el final, con puntos y comas, y puntos suspensivos. ¿Qué sentís?, desearía poder romper el abatimiento con el vigor, pero me cuesta diferenciar bien esas razones. Consecuencia de lo que fue tu ausencia, llantos que acompañaban tus silencios. - Asímesentí -. El costo de los errores se lleva el premio final, me caí, y ahora me siento en bancarrota. Me cuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

almas